Deprecated: Function create_function() is deprecated in /home/customer/www/gmedsport.com.pa/public_html/wp-content/themes/medicare/functions.php on line 26
Healthcare archivos ⋆ Página 2 de 2 ⋆ GMedSport

Blog

Mantente informado con nuestras últimas actualizaciones
PHOTO-2018-08-06-14-12-06.jpg

Históricamente, el deporte nos ha mostrado valores que útiles a nivel individual y social, sin embargo, aún existe cierta duda de su relación con la medicina tradicional.

Muchos profesionales hoy rompen con ese modelo de medicina y deporte “tradicionales” y hasta cierto punto, aislados en su desarrollo.

Pero debemos tener claro que en ambos ambientes se desarrolla un concepto claro: Trabajo en equipo. En la Clínica Gmedsport tener el placer y la dicha de contar con uno de los más grandes ejemplos de colectividad y de la sinergia medicina-deporte. El Dr. Gerinaldo Martínez, Médico, Cirujano Ortopedista, Sub-Especialista en Cirugía Artroscópica y Médico Del Fútbol acreditado por la FIFA, al que con orgullo podemos llamar amigo, compañero de trabajo y más que jefe, líder, a demostrado con humildad y trabajo duro lo que significa compromiso con el fútbol y el deporte en general, ya la medina aplicada al deporte.

Aun olvidándonos del carácter académico y científico de su trabajo, nos deja un ejemplo claro de trabajo y compromiso incondicional con el fútbol y el deporte panameño.

Reconocemos en su ejemplo el valor de ambos mundos, y que con profesionales como él, su progreso ha logrado niveles impensables en el pasado, y con su liderazgo, continuaremos trabajando por la medicina del deporte.

Dr. Emilio Tufiño Carrera https://gmedsport.com.pa/equipo/dr-emilio-jose-tufino/


dolor-de-rodilla.jpg

El dolor anterior de rodilla representa una de las patologías más comunes y desafiantes consultadas a diario en la práctica de los ortopedas a nivel mundial. Se estima que la prevalencia en la consulta externa en Estados Unidos puede llegar a ser hasta de un 40%, y dicha prevalencia va desde la población pediátrica hasta pacientes mayores
sedentarios.

Esta patología también conocida como dolor patelofemoral, afecta más que nada a  la población joven activa en edades de 12-17 años, volviéndose en su mayoría una patología crónica principalmente en la población conocida como atletas de fines de semana. Además se ha visto una aunque discreta pero aumentada prevalencia de esta patología en
pacientes femeninas, especialmente en aquellas que hacen algún tipo de deporte o actividad física. El paciente con dolor anterior de rodilla representa un reto para los médicos, tanto en el diagnóstico como en el tratamiento, debido al gran numero de patologías de la rodilla del cuál hay que realizar un diagnóstico diferencial. Es muy común confundir el origen del dolor anterior de rodilla con patologías intraarticulares tales como plicas sinoviales, neuromas, enfermedad de Osgood-Schlatter y patologías meniscales. Su origen es
multifactorial entre los que se encuentran el mal alineamiento, desbalance muscular, sobreactividad de la articulación, dismetrías antropométricas y alteraciones neuromusculares del miembro inferior. Entre los factores de riesgo para desarrollar dolor anterior de rodilla se encuentran también aquellas actividades deportivas que involucren
salto horizontal tales como el basketball, futbol americano, gimnasia y atletismo.

Existe tratamiento conservador y tratamiento quirúrgico, aunque cabe destacar que más del 75% del dolor anterior de rodilla resuelven de manera conservadora. Entre las
medidas de tratamiento conservadora se encuentran la estimulación eléctrica neuromuscular, ejercicios de fortalecimiento tanto de cadena abierta como de cadena cerrada, ejercicios de flexibilidad y el bracing o taping deportivo de la patela. Se debería considerar un fracaso de la terapia conservadora luego de 8 a 12 meses sin mejoría de los síntomas luego de un programa de rehabilitación supervisada bajo fisioterapeutas, y es entonces donde se debe considerar una opción quirúrgica de tratamiento. Existen un gran arsenal de opciones quirúrgicas de las cuales ninguna de la técnicas ha demostrado diferencias entre una y otras, y debe ser elegida según el motivo que está provocando la patología. Entre las opciones quirúrgicas podemos enumerar las tres más utilizadas en la actualidad las cuales son el realineamiento patelar, el resurfacing y la artroplastia patelofemoral.

Es importante que si usted presenta dolor anterior de rodilla o siente molestias a la hora de realizar algún tipo de actividad física o deporte consultar a su médico ortopeda, para así realizar un diagnóstico correcto y acertado del cuál va a depender el enfoque del tratamiento y con el mismo una mayor tasa de éxito y resolución de esta compleja y
desafiante patología.

—Dr. Juan Miguel Osorio

Injerto_Ligamento-min.jpg
Avatar
23/May/2018

La lesión de ligamento cruzado anterior (LCA) es una de las afecciones más temidas y no poco común en las personas activas de hoy. Con el desarrollo de la cirugía artroscópica su tratamiento ha evolucionado y actualmente existen diversas opciones para su manejo. El uso de injerto propios (autoinjertos) o cadavéricos (aloinjertos), es parte de la cirugía de reconstrucción del LCA y la elección de uno u otro varía según diversos criterios del médico tratante e incluso de ciertas características del paciente y su lesión. Existe gran cantidad de literatura a cerca de los injertos en las reconstrucciones de LCA, que es de gran utilidad para la toma de decisión para el manejo definitivo. El tamaño, origen anatómico y tipo (cadavérico o no) son factores que se toman en cuenta entre muchos otros, pero que deben ser discutidos con el médico entrenado en el manejo de estas lesiones. Nuestra misión como equipo de trabajo es orientar a nuestros pacientes sobre su lesión y las opciones de manejo independientemente si su afección requiere cirugía o no. Finalmente nuestra meta es lograr el mejor resultado para el manejo de las lesiones musculoesqueléticas con un resultado integral individualizando a cada persona.


Dolor-Cadera-Adulto-Joven.jpg
Avatar
23/May/2018

Dolor Inguinal, dolor glúteo o dolor lateral en la cadera, son algunas de las presentaciones con las cuales acuden muchas personas  de diversas edades a nuestra consulta.

El dolor de cadera puede presentarse a lo largo de la vida en más del 10% de los individuos y es de extrema importancia su manejo de forma oportuna y temprana. Las alteraciones en la cadera o, como la conocemos en la práctica médica, articulación coxofemoral pueden tener al dolor como primer síntoma.

Tratar el dolor y eliminarlo en su primera aparición es muy importante pero reconocer la causa del mismo es igual de importante no sólo porque puede ser la causa de futuros episodios similares si no también  porque puede desencadenar una serie de cambios que llevan a enfermedad degenerativa de la cadera a mediano o largo plazo. Una de las grandes interrogantes o preocupaciones de nuestros pacientes es si habrá o no necesidad de una cirugía, pero lo cierto es que las enfermedades articulares de la cadera, al igual que de otras articulaciones, tienen un manejo escalonado, que puede iniciar con cambios en estilos de vida y de entrenamiento, pasar por medicamentos y fisioterapia, y por último puede existir la necesidad de cirugía, sin que una parte del tratamiento excluya a las demás, es decir que podemos llevar a cabo todas las modalidades de tratamiento de ser necesarias, luego de una valoración del paciente con diversas pruebas y estudios.

También es importante mencionar que hoy en día contamos con cirugías de cadera de mínima invasión (como  la artroscopia), similares a las realizadas en hombro y rodilla, con dos o más incisiones de menos de 1 cm de longitud.

En Gmedsport nos importa abordar de forma integral las enfermedades articulares y lesiones deportivas, y contamos con un equipo médico y de fisioterapia entrenado en diversos aspectos del tratamiento de estas alteraciones, y esperamos poderlo ayudar con su afección de inicio reciente, pero es más importante para nosotros prevenir la aparición de futuras alteraciones en su cadera que podría llevar a un deterioro permanente de su función.


lumbalgia-min.jpg
Avatar
23/May/2018

El dolor lumbar o de espalda baja es un padecimiento que afecta a dos de cada tres personas en algún momento de su vida adulta. Puede ser de corta duración y resolverse en pocos días o puede convertirse en un padecimiento crónico.

Las causas más comunes del dolor lumbar se deben a un desbalance mecánico entre las diferentes estructuras que rodean a la columna lumbar como músculos y ligamentos. En un porcentaje menor el dolor puede ser causado por situaciones más severas como afecciones de los discos intervertebrales (deshidratación, herniaciones, etc.)

Es importante que al presentarse este padecimiento acudamos a un especialista idóneo en el manejo del mismo que pueda prescribir el tratamiento adecuado, así como las pruebas y exámenes que sean pertinentes.

Algunas recomendaciones para prevenir el dolor lumbar son:

  • Evitar levantar peso de forma brusca o de manera repetitiva
  • Evitar mantener mucho tiempo una misma posición (sentado y de pie)
  • Evitar movimientos bruscos de flexión y rotación de la cintura, en especial si se está manipulando peso.
  • Evitar inclinarse flexionando la cintura. Para recoger algo del suelo debemos hacerlo flexionando las rodillas y manteniendo la espalda recta.
  • De preferencia dormir en de lado en posición fetal con las rodillas flexionadas y una almohada entre las mismas.
  • Mantener un peso saludable

osteoartrosis.jpg
Avatar
23/May/2018

El tema de la osteopororsis, el flujo de ideas fue manejado por nuestra colega y amiga la Doctora Aldimarina López. Siendo un excelente médico especialista en ortopedia u traumatología, sub-especialista de patología de columna y además encargada de la naciente clínica de osteoporosis del Hospital Irma de Lourdes Tzanetatos de la Caja del Seguro Social de Panamá, su guía y apoyo en el tema se hacían más que necesarios.

La definición de osteoporosis puede darse en varios términos que para alguno de nuestros lectores sonará hasta incomprensible, pero tratando de orientarlos sobre el tema, la podemos definir como una enfermedad en la cual los huesos se hacen más porosos y frágiles, y se debe a diversas causas, además no tiene relación directa con la enfermedad degenerativa articular (osteoartrosis u osteoartritis) aunque pueden coexistir y estar muy relacionadas.

Un tema difícil no por la carencia de información, si no, como ocurre en muchos tópicos hoy en día, por la abundancia de datos. Aldi, como cariñosamente se le llama a la Doctora López, nos sirvió de luz en este intrincado problema de salud pública.

Es ya bien conocida por la comunidad médica e incluso por la población en general que los múltiples cambios en la medicina de hoy obedecen a la creciente expectativa de vida y las enfermedades que aparecen o cambian su comportamiento con este crecimiento. La osteoporosis es una de estas enfermedades que va a afectar a gran parte de los adultos mayores, incluso apareciendo más precozmente en mujeres, pero que al final no hace distinción de sexo, etnia o clase social. En mayor o menor grado todos estamos involucrados con la osteoporosis y sobre todo con sus complicaciones como fracturas a nivel de la columna, cadera y áreas corporales. Es nuestro deber como equipo de salud ayudar y orientar a la población general a cerca de este tema.


core-min.jpg
Avatar
23/May/2018

Significado en inglés: Núcleo o Centro. Lo conforman un grupo de músculos del diafragma torácico, abdomen, espalda baja y piso pélvico. Es la parte más importante en nuestro cuerpo para realizar cualquier tipo de deporte o actividad de la vida diaria, ya que es nuestro centro de gravedad.

  • Es nuestra faja abdominal (nuestro corsé, formado por músculos).
  •  Construcción de un CORE fuerte es sinónimo de un cuerpo fuerte.
  • Músculos que lo componen:
  1. Diafragma
  2. Abdominales
  3. Lumbares
  4. Glúteos
  5. Piso Pélvico

Un CORE fuerte nos aporta:

  • Estabilidad al desplazamiento dinámico y estático.
  • Control de nuestra postura corporal.
  • Reducción del riesgo de lesiones.
  • Alivio del dolor de espalda.
  • Mayor eficiencia en los movimientos.
  • Optimización de la respiración.

Antes de realizar un programa de rehabilitación para miembro inferior, hacer la debida evaluación de la musculatura de la cintura pélvica, ya que es el eje para generar fuerza o resistir la adaptación y desadaptación en miembros inferiores durante el movimiento.


dolor_en_la_zona_lumbar-min.jpg
Avatar
23/May/2018

Definición: Las hernias discales lumbares se caracterizan por la migración del núcleo pulposo a través de sus límites anatómicos, invadiendo compartimentos adyacentes.

En cierta manera, es consecuencia del proceso degenerativo intervertebral. Se consideran como las causas más conocidas:

  • Genética,
  • Traumas a repetición,
  • Postura.

Aunque se considere que el mecanismo generador del dolor radicular es la compresión sobre la estructura neuronal, varios mecanismos asociados están siendo investigados y descritos, en especial los relacionados a los mediadores inflamatorios locales y las alteraciones bioquímicas desencadenadas en todo el proceso.

Epidemiología: Los estudios de autopsia definen que entre el 85% y el 95% de los adultos demuestran señales de enfermedad degenerativa discal (Quinet y Hadler, 1979).

La hernia discal lumbar sintomática es más prevalente entre los 30 a 50 años, con relación de 2:1 para la población masculina (Jensen, Brant-Zawadzki, Obuchowski, Modic, Malkasian y Ross, 1994).

El impacto socioeconómico de la enfermedad degenerativa de la columna lumbar es muy difícil de medir en países donde las estadísticas de salud no son fidedignas o medidas por debajo del grado que correspondan. Los datos más confiables vienen de países como Estados Unidos y algunos países europeos. Se debe destacar la influencia de factores regionales y culturales en estos datos.

El dolor lumbar crónico es la causa más común de alejamiento de la actividad de la vida diaria, incluyendo la actividad laboral, en la población por debajo de los 45 años en Estados Unidos.

El impacto socioeconómico es enorme, aumentando en la última década debido, en cierta medida, al crecimiento del desarrollo de procedimientos en la búsqueda de mejorar la calidad de vida y al consecuente aumento del costo que esto implica (Anderssen, 1997; Kelsey y White, 1980).

Síntomas: el dolor puede dividirse en dos categorías: axial, que es el dolor no irradiado que se localiza principalmente en la zona lumbar, y el radicular, que es el que tiene como característica principal seguir una distribución definida (siguiendo un dermatoma).

Siempre debemos tener en mente los signos de alarma, que indican patologías más graves:

  • Dolor que no mejora con reposo o cualquier modificación postural;
  • Dolor sostenido a pesar de tratamiento intensivo por 2 a 4 semanas;
  • Dolor asociado a una disfunción visceral;
  • Cáncer;
  • Fiebre;
  • Alto riesgo de fractura como osteoporosis;
  • Fatiga o pérdida de peso;
  • Empeoramiento neurológico progresivo;
  • Disfunción esfinteriana;
  • Incapacidad de deambular o cuidar de sí mismo;
  • Descripciones no fisiológicas o inaceptables para el dolor.

Exámenes radiológicos: se pueden solicitar diversos estudios, las radiografías simples son útiles para determinar los parámetros espinopélvicos y para lesiones óseas (listesis o lesiones tumorales), la tomografía es útil para evaluar las lesiones óseas y la resonancia magnética (RMN) es el método de elección en el diagnóstico por imagen cuando la sospecha de diagnóstico etológico para el síndrome radicular es hernia discal lumbar.

Tratamiento

  • Tratamiento médico: Existen diversas propuestas para el tratamiento clínico que usualmente asocian terapia medicamentosa con terapia física. Los bloqueos epidurales o radiculares son una alternativa interesante antes de la cirugía.
  • Terapia medicamentosa: se pueden utilizar aines, relajantes musculares y otros. Datos obtenidos a partir de grandes grupos de pacientes han demostrado que ninguna medicación ofrece más beneficio que otra, reforzando la idea de que el tratamiento debe ser individualizado.
  • Terapia física: Sin duda, la terapia física multidisciplinaria es de gran beneficio en el tratamiento de estos pacientes, pero es inaccesible para la gran mayoría de la población (Mirza, 2007).
  • Bloqueos: Actualmente, la literatura apoya fuertemente el uso de corticosteroide epidural, ya sea en infiltraciones interlaminares usuales como en bloqueos perirradiculares selectos guiados por imagen (Manchikanti et al., 2003).

Indicación de cirugía: indicación más común es el fracaso del tratamiento conservador por un período no inferior a ocho semanas. También se considera la cirugía en pacientes donde el dolor es intratable.

La expectativa de resultado debe discutirse exhaustivamente, sabiendo que la cirugía para hernia discal lumbar es paliativa, apuntando a tratar de solucionar solamente la compresión sobre la estructura neuronal y no la degeneración que la causó. Debe destacarse la necesidad e importancia de la rehabilitación física postoperatoria.




PORQUE NOS IMPORTAS





Nacemos con el objetivo de brindar orientación especializada e individualizada para las necesidades de toda persona que realice actividad física de manera competitiva, recreativa, terapéutica.

ESTAMOS PARA SERVIRTE

¡Contactanos ahora!

    Tu nombre*
    Asunto*
    Tu Correo*

    [recaptcha]

    Mensaje
    ¡Síguenos en Instagram!